Blog

REGRESO A 1759: EL NAVÍO L’OCEAN

LOCEAN_opt

Por modesto que parezca, ninguno de los actores submarinos todavía presentes está mudo. Cabe ahora al visitante aventurarse a escuchar. Basta aguantar la respiración por unos segundos y oír al bronce arder.

La bajada por el cabo fue corta, apenas compensar los oídos ya estábamos en el fondo. Sobre la tranquila y blanca arena, se percibían elevaciones aisladas, lo que parecían las habituales formaciones rocosas, que aquí y allá, salpican la costa del Algarve. Es lo que podría pensar cualquier visitante que no supiera de antemano que estábamos descendiendo hacia un lugar donde la Historia permanece quieta, congelada, en una fotografía inmóvil que ha dejado plasmados los sucesos de aquel 18 de agosto de 1759.

Llevaban varias horas evacuando a la tripulación. Desarbolada y maltrecha, la nave insignia de la otrora orgullosa escuadra de Toulon, soportaba ahora el bravo oleaje sobre su costado de babor, mientras su fondo reposaba sobre las arenas de la playa de Almádena. Su comandante Monsieur de Carné-Marcin, había varado el navío para tratar de salvar a su tripulación y evitar su captura por los ingleses.

Pero su pabellón todavía ondeaba al viento. Aún no se había rendido.

Es lo mismo que pensaba Lord Boscawen, el almirante británico que izaba su insignia en el Newark. Con 80 cañones, su nave no podía aproximarse demasiado a la costa sin riesgo de encallar. Pero tenía otras opciones para someter a aquel reticente barco francés.  Sus navíos de 60 cañones sí podrían acercarse con seguridad.

No tuve que descender más de 6 metros para reconocerla. Allí estaba la gran ancla, con más de 5 metros de largo y más de 3 toneladas de peso. Se encontraba fracturada pero todavía conservaba su arganeo. Después de sobreponerme a la maravilla de estar tocando el “ancla de la misericordia” del navío L’Ocean, mi compañero Pedro me guió a otros lugares donde me maravillé con un cuadernal con gancho, una pieza del aparejo de labor e inmediatamente otra ancla grande.

Después, como en una sinfonía in crescendo, apareció, reposando en la calma de los siglos, un cañón de hierro de 8 libras, de los que el L’Ocean armaba 18 piezas.  En su ánima habitaba un pulpo residente, con quien tuvo la gentileza de retratarme mi amigo Xavier Safont. A pesar de estar cubierto de concreciones y multitud de organismos vivos, aún se le apreciaban los muñones, con los que se operaba sobre su cureña. Cuando pase mi guante sobre la superficie del cañón todavía podía escuchar el estruendo de la batalla.

A bordo del America, el Capitán Kirke, situó de costado su navío, que se había aproximado al inerme L’Ocean hasta poder ver el blanco de los ojos de aquellos hombres que a bordo del navío francés, todavía trataban de ponerse a salvo en el bote que daba trabajosos viajes a la playa. Durante un tiempo los ingleses parecieron permitir la evacuación.

Son las cinco de la tarde. “Fuego” ordenó Kirke. La orden fue repetida hasta que, de repente, los 30 cañones de la andana de estribor del America vomitaron muerte sobre el indefenso barco francés. De entre la humareda y los fogonazos de la artillería, las balas volaron hasta el L’Ocean. El navío se estremeció de proa a popa, sus maderos saltaron en pedazos haciendo volar astillas como cuchillos. Los hombres a bordo del L’Ocean solo pudieron rezar.

Tras aletear sobre la arena un corto trecho, volví a estremecerme ante la presencia de un cañón aún mayor, este caso de 18 libras, junto a algunas piedras que no eran naturales, sino que formaban parte del lastre del navío. Un navío de 80 cañones armaba 32 ejemplares de este calibre en la segunda cubierta. La regla para el servicio de los cañones navales de la época era de aproximadamente un artillero por cada 500 kg de peso, sin contar el jefe, por lo que un cañón de a 18 necesitaba al menos de 4 hombres más un jefe. A la vista del increíble tamaño de aquel monstruo, con casi 3 metros de largo y más de 2.000 kg, se me hacía difícil imaginar cómo serían los cañones de bronce de 36 libras que el L’Ocean montaba en su primera batería, la más cercana a la línea de flotación.

Poco después encontré otra de las anclas del navío y a continuación un cañón de bronce que, separado en dos pedazos, me hablaba de lo que ocurrió aquella tarde. Ese cañón, roto por la mitad, se comunicaba conmigo, relatándome cómo la estructura de madera del navío se convirtió en un gran horno, que fundió el bronce de los cañones hasta que estos se doblaron hasta romperse, al hallarse en posición de combate, con las bocas fuera de las troneras.

La dotación de presa del America subió a bordo del L’Ocean, que había arriado su bandera después de la mortífera descarga. Monsieur de Carné-Marcin había decidido rendirse, seguro de que su navío era ya solo una carcasa inutilizable. Permanecían vivos y a bordo nueve oficiales y sesenta hombres, entre marineros y artilleros. Todos fueron hechos prisioneros y, utilizando los botes del navío inglés, fueron embarcados en el Newark.

Eran las diez de la noche. Tratado como el aristócrata que era, Mr. de Carné-Marcin fue cortésmente curado de sus heridas, antes de ser guiado arriba, al castillo de popa, donde se destocó ante el almirante Boscawen, quien hizo lo propio. Junto a él, contempló con desolación y tristeza, como las llamas iluminaban la noche. En una infernal hoguera de proporciones colosales, el L’Ocean ardía como una pira funeraria, en la que crujían sus tres mil metros cúbicos de maderas nobles y resinosas. En el interior de aquel monumental horno, se fundían ahora los cañones de hierro y bronce, que con tanto honor habían servido al rey de Francia.

En cada parte, los fotógrafos Xavier y Alba tomaban imágenes del sitio, pero yo, embriagado por aquel lugar, continuaba mi inmersión siguiendo el cabo que corría paralelo al arrecife. Encontré otro cañón de hierro 18 libras junto a muchas balas de artillería. de diferentes calibres e incluso maderas originales que habían resistido a los siglos. Con respecto a las balas, muchas estabas tan concrecionadas que no podían moverse del fondo. Pero me estremecí cuando mi compañero Pedro puso en mis manos lo que de inmediato reconocí como una palanqueta, la munición artillera que se utilizaba contra jarcias y aparejos enemigos. Aquello era más de lo que yo merecía, una palanqueta del L’Ocean en mis manos. Con sumo respeto la devolví a la arena del Algarve, donde ha permanecido más de 250 años.

Al final de la inmersión, que no quería terminar nunca, encontré bronce fundido. Aquí y allá podía coger gotas y charcos enteros de bronce, que volvieron aquella noche a su estado sólido, al entrar en las frías aguas. De un color verdoso, aquel bronce en mis manos me puso en contacto directo con el dato científico: según la aleación concreta, el bronce, entra en fusión a partir de los 1750 grados Fahrenheit. Aquel 18 de agosto de 1759, el bronce goteó en el agua del Algarve y dejó estos restos que ahora estaban ante mí. Cada gota de aquel bronce contaba una frase del final del L’Ocean.

De regreso hacia nuestro centro de buceo, mi compañera de buceo, Ingrid, me decía que se me notaba en la cara el gesto de alegría interior por la experiencia vivida. Y así era. Vuelto hacia los acantilados dorados de la playa de Almádena dije adiós al L’Ocean, que permanecerá allí, contando a los visitantes la historia de su destrucción en la Batalla de Lagos.

 

Por modesto que parezca, ninguno de los actores submarinos todavía presentes está mudo. Cabe ahora al visitante aventurarse a escuchar. Basta aguantar la respiración por unos segundos y oír al bronce arder. *

* Inspirado en la obra de investigación Fahrenheit 1759, obra de Jean Yves Blot y Mª Luisa Pinheiro (ISBN 978-989-96406-1-0) en la que se basan los hechos novelados que recoge este artículo, que narra la experiencia de buceo en el arqueositio del L’Ocean, el 28 de junio de 2017. Ingrid Riera (Revista Buceadores), Xavier Safont, Mª Alba Camprubí, Pedro Caleja (arqueólogo e instructor de buceo) y el autor, Francisco Rivero, traductor al castellano de Faherenheit 1759.

Popa de L'Ocean, Museo de la Marina, París

Popa de L’Ocean, Museo de la Marina, París

MDTS 2017 la Feria de Buceo de España

Buceo en SevillaComo todos los años, el stand de Subnauta recibió a clientes y amigos en una posición central del Madrid Dive Travel Show los pasados días 4 y 5 de marzo. Una feria dedicada al buceo y que organiza la Revista Buceadores, dirigida por Ingrid Riera.

Como expositores veteranos, nuestro stand se ubicaba justo junto a la isleta central del país invitado, sobre el que giraba tanto la propia feria como el número especial de la propia revista, editado a finales de febrero. Un número donde podía encontrarse un nuevo artículo escrito por la delegación española de Subnauta, Iberdivers Algarve, uno más, de todos los que han ido describiendo el Algarve y nuestro centro de buceo durante los números del pasado año.

Durante todo el sábado y el domingo, Pedro Caleja y Francisco Rivero, atendieron a clientes veteranos y nuevos, exponiendo las posibilidades de buceo que ofrece el Algarve y respondiendo, cómo no, a las preguntas de todos aquellos que desconocían el parque subacuático Ocean Revival, como la propia calidad del Algarve como destino de buceo y actividades náuticas.

Una de las grandes novedades que presentamos de cara a la temporada 2017 son nuestras nuevas tarifas. Gran novedad, por cierto, pues realmente las tarifas por las salidas diarias no cambiaban desde hacía años. La innovación más significativa es la subida del precio de la salida diaria y la aparición de una tarifa con equipo del buceador. Los precios por las salidas quedan así a partir del 1 de marzo:

  • Salida de dos buceos todo incluido 85 €
  • Salida de dos buceos si el cliente aporta su equipo 75 €
  • Salida de un buceo todo incluido 55 €
  • Salida de dos buceos si el cliente aporta su equipo 50 €

También se estrenan en 2017 opciones de paquetes con alojamiento y buceos dobles a partir de 95 € por persona, siempre que se trate de grupos a partir de 4 buceadores donde todos bucean.

En cuanto a servicios nuevos, pudimos presentar nuestras novedades más importantes:

  • Nuestra apuesta decidida por SSI el certificador internacional más puntero. Aunque hubo que lamentar su ausencia del stand propio de SSI, como hasta ahora hacía, nuestro personal transmitió a todos los visitantes las novedades que ofrece Subnauta en cuanto a las diferentes especialdades SSI, así como las posibiiidades de formación XR Extended Range, que cuenta con más adeptos cada año.
  • En cuanto a tecnología, pudimos presentar nuestras posibilidades de buceo con rebreathers y los cursos de formación que se ofrecen en este sentido para un colectivo de clientes cada vez más exigente.

Y por cierto, nos divertimos muchísimo haciendo nuestro trabajo. Muchas gracias a todos los que acudísteis a visitarnos.

¡¡¡Y ya estamos realizando reservas!!! Todo un 2017 prometedor. Os esperamos en el Algarve.

 

TU REGALO DE BUCEO

regalo-de-buceoRegalar Buceo es más sencillo que nunca. Si sabes que ese ser querido es un apasionado del buceo o está deseando realizar un curso de iniciación o especialidad, tienes la oportunidad de realizarle un regalo único y que nunca olvidará.

Todo es muy fácil. Contacta con nosotros y cuéntanos en qué regalo estás pensando. Te asesoraremos en todo para que el regalo se adapte como un traje de buceo, tanto a tu presupuesto como a las ilusiones de esa persona tan importante para ti. Desde salidas de buceo hasta especialidades, pasando por bautizos o el curso de arranque Open Water Diver, tienes un amplio catálogo para elegir. Al concluir el proceso de compra, vas a elegir el día y la hora en que deseas que se entregue el email de regalo. Ese día (Navidad, Reyes, cumpleaños,…) esa persona recibirá tu regalo en su buzón de email, se lo enviaremos de tu parte. Un email de un formato y diseño pensados para sorprender a quien tú más quieres. Y tú recibirás copia en tu buzón, para que estés al tanto.

A partir de entonces él o ella tendrá todo el 2017 para hacer efectivo su regalo, poner fechas y realizar su actividad favorita con el mejor centro de buceo de Europa.

¿Estás ya pensando es esa persona tan especial?

 

ANIVERSARIO DE LA CAMARA HIPERBÁRICA DE ALVOR

Se cumple un año de la instalación de la cámara hiperbárica del hospital de Alvor. Un día de septiembre de 2015 el Hospital Particular del Algarve inauguraba la que supone una de las cámaras hiperbáricas más avanzadas de Europa. Según la British Hyperbaric Association cuenta con el Nivel 1 ya que incluye varios puestos de tratamiento y cuenta con  los medios adecuados para el tratamiento y seguimiento de pacientes en estado crítico.

Dentro del colosal proyecto que supuso Ocean Revival contar con una cámara hiperbárica cercana era uno de los elementos imprescindibles si quería convertirse el parque en uno de los focos de atracción del buceo mundiales. Gracias al empeño de Subnauta, patrocinador del proyecto, la cámara fue finalmente instalada en el moderno hospital de Alvor.

La cámara es una HAUX_STARMED 2200, tiene una capacidad de siete pacientes y su ambiente interno se controla externamente de forma continua por un operador de cámara, un médico especialista y una enfermera que, en caso de necesidad, pueden acceder al interior sin necesidad de interrumpir el tratamiento.

En la actualidad, la medicina hiperbárica extiende sus beneficios no solo al tratamiento de la enfermedad descompresiva y accidentes de buceo, sino también a otras muchas dolencias que se ven mejoradas con un entorno de alta presión: infecciones, heridas, lesiones de radioterapia o dolencias cardiovasculares encuentran alivio con el tratamiento en la cámara hiperbárica. Y también la dermoestética está incorporando tratamientos hiperbáricos en los programas de belleza y estética modernos.

La cámara hiperbárica es ese elemento médico que nunca deseamos usar, pero que siempre tranquiliza tener cerca. En nuestro caso, está a diez minutos en coche del centro de buceo, en Alvor la localidad anexa a Portimao: más tranquilidad imposible.

Si deseas saber más sobre accidentes de buceo y ser capaz de ayudar a otros, da el salto al curso de especialidad Rescue Diver: el primer paso para la élite del buceo. Ahora es tu momento. Contáctanos.

diver-stress-rescue

EL BAUTISMO DE BUCEO

Experimentar, intentar, probar… Realizar esa iniciación sin compromiso que te permita vivir aquello en lo que estás interesado, sin necesidad de dedicar mucho tiempo o dinero. El mundo del buceo, ha utilizado el término bautismo, importado de los ritos religiosos judeo-cristianos para designar la experiencia de iniciación a un mundo nuevo. Al mismo tiempo, un bautismo consiste en la ceremonia de admisión y entrada a una determinada comunidad o colectivo. Y así es ciertamente en lo que se refiere al bautismo de buceo. Con este sencillo programa de iniciación, comienzas a formar parte de este gran mundo que es el buceo, pues has dado el primer paso para descubrir las maravillas que ocultan los fondos marinos.

Realizar un curso de buceo formal es una decisión que todos procrastinan y posponen durante mucho tiempo, por lo general. El curso Open Water Diver supone invertir tiempo y dinero en una formación, que sabemos que nos apasiona pero sobre la que albergamos muchas dudas y miedos, aunque la mayoría de ellos estén infundados. El bautismo de buceo es algo que puede ayudar mucho en estos casos, ya que con una inversión mucho menor y en un solo día, podemos tomar la medida de aquello que deseamos hacer, descartando de un plumazo muchas inquietudes, estereotipos y fantasmas. Es algo así como meter un pie en el agua para probar su temperatura antes de lanzarnos de cabeza.

¿En qué consiste el bautismo de buceo?

En un bautismo de buceo el instructor te explicará, de modo breve y resumido, los fundamentos básicos que debes conocer para realizar una inmersión, las características básicas del equipo de buceo que vas a utilizar, las señales principales de comunicación subacuática y unas sencillas maniobras para que puedas compensar la presión en tus oídos. Después te acompañará en tu primera vez bajo el agua, para asegurarse de que respirar correctamente con tu regulador y de que todo marcha correctamente y te diviertes en tu primera experiencia bajo la superficie.

SSI BautizoEn los mejores centros de buceo y, para aquellos clientes en los que supone su primera toma de contacto, realizan un bautismo de buceo combi, en el que en primer lugar realizarás una inmersión en piscina, para después hacerla en el mar, con mucha más confianza.

¿Necesito hacer un bautismo de buceo para certificarme como buceador?

En absoluto. Si estás decidido, lo mejor será que comiences tu curso Open Water Diver hoy mismo, no es necesaria ninguna formación previa en buceo. Pero si prefieres hacer un bautismo de buceo antes de decidirte, no lo dudes, contrátalo cuanto antes para que cuentes con la experiencia y la información que te permitan asegurarte a la  hora de matricularte en tu curso de buceo y certificarte como buceador.

Me ha gustado ¿Qué puedo hacer después si no deseo matricularme en el Open Water Diver?

divingEl bautismo de buceo no otorga certificación, así que no te habilita para hacer inmersiones regulares. Después de un bautismo de buceo tan solo podrás hacer otro bautismo de buceo más. Tu ventaja será que ya no necesitarás pasar por la piscina previamente y podrás contratar tan solo el bautismo de mar.

Recuerda que el 70% de los que realizan un bautismo de buceo se matriculan en el curso Open Water Diver en los 12 meses siguientes. Tómatelo con calma y  anímate a certificarte como buceador.

 

 

¿Quién puede impartir un bautismo de buceo?

Es normal que esta figure entre las preguntas  más importantes a la hora de decidirte a realizar tu bautismo de buceo. Lo primero que debes saber es que no cualquier buceador puede impartir el programa. Solo aquellos que han recibido la adecuada formación y ostentan la certificación correspondiente pueden impartir un bautismo de buceo. Los Instructores y en algunas agencias, los Divemasters, pueden hacerse cargo de esta formación. Dado que para el cliente recién llegado resulta poco práctico investigar la cualificación de un buceador, lo mejor es acudir a empresas solventes y de buena reputación para asegurarse de caer en buenas manos.

SSI-Try-Scuba-Diving

El bautismo de buceo con Iberdivers Algarve, Subnauta España

Subnauta es una empresa que mantiene dos agencias de certificación para su clientes, PADI y SSI. Así que vas a poder beneficiarte de instructores que cuentan con una doble cualificación de garantía. Tu bautismo de buceo seguirá estándares del PADI Discover Scuba Diving y del SSI Try Scuba Diving. Vas a caer en las mejores manos.

Un bautismo de piscina tiene un precio de 40 €, el de mar son 90 €. Sin embargo, el bautismo de buceo combi disfruta de un descuento global, con un precio de 120 € por persona. Es nuestro modo de animar a los clientes a disfrutar de la experiencia completa.

El bautismo de buceo se considera formación, por lo tanto, tu instructor va a acompañarte en cada momento. Es consciente de que todos hemos tenido una primera vez, así que siempre mantendrá contigo un contacto estrecho, sin quitarte la vista de encima y justo a tu lado. Incluso irá de la mano contigo, si así lo prefieres.

DSD Facebook Post

Y te beneficiarás de todos los protocolos de seguridad, instalaciones y equipos que Subnauta tiene a disposición de sus buceadores. Por la mañana realizarás la inmersión en la piscina climatizada del centro de buceo, allí mismo, a un paso. Por la tarde, después de comer, volverás al centro de buceo para equiparte de nuevo y dejar que te traslademos al puerto deportivo en unos carritos eléctricos muy divertidos. En el puerto subirás a una de nuestras embarcaciones que te estarán esperando y navegarás con nosotros hasta el punto de buceo en el que realizarás tu primera inmersión en el mar. Este punto reúne las condiciones de seguridad y control que nuestras agencias establecen para impartir el programa.

Entonces entrarás al agua y descubrirás el buceo en condiciones reales, tan diferentes de la piscina. El agua se mueve y está más fría, pero a cambio, descubres un mundo maravilloso bajo el agua, lleno de vida y colores diferentes.

Cuando no se puede

En el mundo del buceo, el jefe supremo es el mar. A veces las condiciones del mar no aconsejan la práctica del buceo. En otras ocasiones, el mar permite bucear a cierta profundidad, pero en los puntos destinados a bautizos las condiciones del oleaje pueden hacer incómodo sumergirse y poco atractiva una inmersión a poca profundidad. En estos casos, nuestros instructores, lejos de buscar un beneficio para la empresa, aconsejarán al cliente no realizar el bautizo en el mar ese día. Si esto sucede, el cliente solo pagará por el bautismo de piscina en caso de haberlo realizado. Pero te animaremos a volver a visitarnos otro día, cuando el mar esté de mejor humor.

Si tienes más preguntas o deseas información para reservar tu bautismo de buceo, no dudes en contactarnos.

SSI SCUBA SCHOOLS INTERNATIONAL

Con el 2016, el grupo Subnauta ha llevado a cabo uno de las innovaciones de mayor trascendencia desde su fundación, sumar una agencia de certificación. Este año nos estrenamos con, SSI, que coexistirá en nuestro catálogo de servicios con PADI, organización de quien seguiremos siendo Centro de Buceo de 5 Estrellas.

Pero ¿qué es SSI? SSI es una organización internacional con sede en Estados Unidos. Nacida en 1970, actualmente está presente en más de 110 países e imparte formación en más de 25 idiomas. Con el paso de los años y un crecimiento basado en la calidad en lugar de en la cantidad, SSI se ha colocado en una posición de liderazgo basado en estándares exigentes, adaptación al entorno y fuerte componente digital.

Esta calidad fue reconocida en 2010 con Certificaciones Globales ISO en siete programas formativos, algo poco frecuente en el mundo del buceo. Su organización territorial también supone un apoyo a su filosofía, con oficinas territoriales llamadas Centros de Servicios Globales que supervisan los Centros de Buceo e Instructores de la zona asignada.

Quizá la innovación mas significativa de SSI es el Digital Training System por el que el alumno puede estudiar en cualquier momento y lugar, incluyendo no solo el ordenador, sino también dispositivos móviles, como smartphones o tablets. Además, siempre están disponibles en español, sea cual sea el curso y nivel al que accedas. La formación está así siempre abierta, es ecológica y es divertida (integra vídeos HD, animaciones, gráficos y fotos).

diamond-poster

La filosofía de la formación de SSI se basa en la metodología Diamond Diver, en la que cuatro son los pilares fundamentales:

  • Conocimientos, para eliminar miedos y mitos y sustituirlos por información correcta.
  • Habilidades, que se adquieren a través del método reiterativo, repitiendo sin prisas los ejercicios hasta su asimilación.
  • Equipo, que ha de dominarse y elegirse suficientemente bien.
  • Experiencia, que se adquiere buceando. SSI premia la experiencia porque los centros de buceo SSI registrarán tus inmersiones en el sistema. Cuando tu experiencia alcance determinados niveles, recibirás los reconocimientos y certificaciones SSI de forma espontánea, sin que tú los solicites. ¿A que mola?

Una particularidad especialmente atractiva es que para impartir formación SSI hay que ser un centro de buceo, es decir, SSI no admite instructores independientes. Esto es una medida de calidad que aporta muchas garantías al alumno, que puede estar seguro del alto nivel de formación que recibirá de un Centro de Buceo SSI. Subnauta y todos sus instructores y divemasters, han debido pasar requisitos muy exigentes para alcanzar el estatus de Socio Autorizado, porque SSI no permite que cualquier tienda o profesional represente a la marca.

Hay mucho más que puedes saber de SSI, como  el freediving o los programas XR, extended range, que te llevarán más allá de los límites habituales del buceo recreativo.

Adéntrate en el mundo SSI y descubre las infinitas posibilidades de aventura y formación.