Blog

BUQUE OCEANOGRÁFICO EX-NRP ALMEIDA DE CARVALHO A527

Su historia comienza como encargo de la U.S. Navy a la Marietta Shipbuilding Company astillero de California en 1961. Tras su botadura sufrió un grave accidente causado por el tifón Betsy, que en el verano de 1965, arrojó contra él a un barco mercante y a una grúa flotante, que lo golpearon fuera de control, hundiéndose el barco en aproximadamente 3 metros de agua y escorando 120° a estribor.

Las operaciones de rescate comenzaron inmediatamente en septiembre de ese año y en noviembre el barco se hallaba a flote. Sin embargo, los trabajos de recuperación de la nave fueron asignados a otro astillero en New Orleans ahora, la Boland Machine and Manufacturing Company, y en enero de 1969, el «Kellar«, como fue bautizado originalmente, ya era una nave al servicio de la Marina de los EE.UU..

No terminaron las desgracias del Kellar después de haber perdido en la catástrofe el 85% de los trabajos ya realizados. La reconstrucción de la nave se retrasa de nuevo debido a otros factores naturales, como las inundaciones del río Ohio y el duro invierno de aquel año, que causó epidemias de gripe. A continuación más problemas. Dificultades adicionales retrasaron la terminación como huelgas de trabajadores y otras dificultades financieras de la empresa.

A pesar de todo, el Kellar, empeñado en salir al mar a cumplir su misión, se recuperó y terminó totalmente. Por fin, comenzó a trabajar para la Marina de los EE.UU. en enero de 1969.

La adquisición por Portugal y la incorporación a sus efectivos de  su Marinha tiene lugar el 21 de enero de 1972, haciendo su entrada en Lisboa por primera vez el 12 de marzo 1972, donde fue asignado a las actividades del Instituto Oceanográfico con el nuevo nombre de Almeida de Carvalho, ilustre marino y oceanógrafo portugués del siglo XIX.

Su dotación estaba constituida por 47 hombres de los cuales 7 eran oficiales, 9 suboficiales y 31 marinería.

Entre sus misiones están la realización de un crucero de cerca de dos meses en la República de Cabo Verde en 1981  y su permanencia en la República de Guinea-Bissau en 1984 para llevar a cabo diversos estudios, sobre todo en la barra del río Cacheu. España tuvo el honor de acogerlo en diversas ocasiones en sus puertos de Cádiz, Las Palmas y La Coruña.

Por decreto 1839/02 de 4 de diciembre del año 2002 pasó a estado de desarmado con el objeto de darlo de baja en la lista de los buques de la Armada.

Hoy el Almeida esta concluyendo los trabajos de acondicionamiento en Lisboa. Su hundimiento en el Parque Ocean Revival está previsto para la segunda quincena del mes de septiembre. Sin duda no habrá mejor misión para el Almeida que ofrecer sus restos como regalo a los océanos, refugio de vida y santuario de buceo.

 

En sus trabajos de preparacion

En sus trabajos de preparacion

TU LIVEABOARD AL LADO DE CASA

996874_659197794107923_220756037_n

Para los aficionados al buceo, la experiencia de vivir a bordo de una embarcación durante varios días con el único objeto de visitar los sitios más interesantes de su afición favorita es algo siempre atractivo.  Se trata de del conocido Liveaboard, en el que los buceadores conviven durante el tiempo que dura la travesía, en una embarcación con todas las comodidades, en régimen de pensión completa, navegando entre punto y punto de inmersión y con una tripulación que está a su servicio para proporcionarles todo lo necesario para disfrutar del buceo. La fantasía de todo buceador hecha realidad.

Los buceadores españoles que lo han probado en Egipto, Filipinas, Maldivas, etc, han vuelto a casa maravillados. Es también una opción económica, pues te permite reunir el buceo junto con el alojamiento y la manutención, resultando un paquete mucho más rentable que el de elegir hotel, por supuesto a cambio de destinar tu tiempo íntegramente al buceo.

Sin embargo, los buceadores españoles desconocemos que a pocos kilómetros de autovía tenemos un liveaboard que supera todas nuestras expectativas. Se trata del liveaboard de nuestra central en el Algarve, Subnauta, que con la nave Xu-nauta con más de 18 metros de eslora y basada en la Marina de Portimao puede ofrecer al buceador español todas las maravillas subacuáticas del Algarve y con todas las comodidades.

16576_659197780774591_673457881_nOfrecemos viajes de 1, 2 y 3 días en pensión completa. Es posible embarcar por la mañana o bien la víspera por la tarde, opción mas recomendable a buceadores que deban viajar para llegar a Portimao, caso de los españoles. Así, por ejemplo, el viaje de 2 días comprende entrada el viernes por la tarde y salida el domingo por la tarde (u otros días de la semana) e incluye 5 inmersiones, desayunos, comidas y meriendas a bordo y cenas en el puerto deportivo.

Al comienzo del viaje, la tripulación informará a todos los buceadores de todos los aspectos a tener en cuenta, horarios, planos y detalles de la nave, normas de seguridad, comidas, tabla de especies subacuáticas e inmersiones a realizar.

Bajo solicitud, hay disponibles Guias de Buceo del Algarve, donde se pueden ver descripciones de las inmersiones en unas fichas especiales. En dichas fichas cada punto de inmersión está descrito en cuatro grandes áreas.

  • La primera sitúa el punto, representado con una bandera internacional de buceo, en el mapa de la región.
  • La segunda incluye un breve texto descriptivo del punto de inmersión destacando las características más relevantes del mismo.
  • El área tercera representa un esquema gráfico del punto en perspectiva lateral o vertical, en ocasiones ilustradas con fotografías.
  • Finalmente, la última incluye una pequeña tabla con datos técnicos que caracterizan el punto de inmersión.

Aparte de la tripulación, la embarcación cuenta con una capacidad máxima de 12 buceadores distribuidos en dos camarotes dobles mas dos cuátruples.

969172_659197797441256_1538257156_nLa embarcación está estructurada en 3 cubiertas abiertas a los pasajeros:

  • Cubierta 1 – Toldilla, con un pequeño bar y zona de estar, destinada a comidas y convivencia.
  • Cubierta 2 – Combés, con equipamiento técnico destinado a buceo y Salón, con equipamiento audio visual y cocina, destinado a comidas y convivencia.
  • Cubierta 3 – Alojamientos, con cuatro camarotes situados a proa, dos a babor y dos a estribor, cada lado apoyado por un cuarto de baño, destinados a los momentos de descanso.

Y desde luego pueden hacer el liveaboard aquellos que no sean buceadores. Esas parejas o amigos que aún no bucean pueden disfrutar del crucero por las pintorescas costas del Algarve e incluso realizar bautizos si lo desean. Y todo a un precio reducido.

Una excelente opción para tu club de buceo o grupo de amigos. Infórmate en nuestra delegación de Iberdivers en info@iberdivers.es y en el 627940216. Estamos en España para llevarte al Algarve.

UNA CÁMARA HIPERBÁRICA JUNTO A TU CENTRO DE BUCEO

El mayor nivel de seguridad en la actividad de  buceo se alcanza cuando, después de cumplir y alcanzar todas las exigencias y normas de seguridad, se cuenta con una cámara  hiperbárica junto al centro de buceo. Y para el proyecto Ocean Revival la adquisición, adaptación hospitalaria e instalación de una Cámara Hiperbárica es esencial.

La donación de una cámara hiperbárica al Hospital Portimão es una parte del Proyecto Ocean Revival. Este Hospital público se ubica al norte de Portimão, a 10 minutos de nuestro centro de buceo, lo cual permitirá unos tiempos de respuesta record. Quedará a disposición del personal médico para administrar una presión controlada a los buceadores en eventuales y raras situaciones de emergencia.

Pero sobre todo, este aparato se utilizará principalmente para servir a la comunidad y es una inversión importante en la salud pública que  garantizará sus aplicaciones médicas en otras áreas terapéuticas.

OCEAN REVIVAL EN EL MUSEO DE PORTIMAO

FOTO MUSEO PORTIMAO

El Museo de Portimão, que ha sido recientemente galardonado con el título de Museo del Año 2010 por el Consejo de Europa, acogerá la exposición documental del Ocean Revival.

El objetivo final de esta exposición será el de perpetuar la memoria de la flota hundida y su contexto histórico, usando dibujos, artefactos, fotografías, películas, documentos y cronologías.

Situado dentro de la antigua fábrica de conservas La Rose, la colección del Museo de Portimão ya exhibe un interesante patrimonio naval, industrial, arqueológico, etnográfico y subacuático, así como la colección del ilustre Manuel Teixeira Gomes, nacido en  Portimão y Presidente de la República Portuguesa entre 1923 y 1925, que incluye archivos de sus documentos, testimonios orales y relatos de su vida.

Ocean Revival contribuirá al museo aportando:

  • Historia de los buques de guerra portugueses hundidos
  • Historia de sus patronos y comandantes
  • Exposición de diversos artefactos y piezas de las naves

Apoyar este objetivo es nuestra manera de celebrar la memoria de los buques y de sus patronos y también una forma de rendir homenaje a la historia y la cultura de un país que ha vivido su historia mirando al mar.

EL ULTIMO DESTINO

Dos de los motores. Véanse los pistones desmontados.

Dos de los motores. Véanse los pistones desmontados.

Los barcos tienen alma. Los marinos lo saben. A lo largo de todo el mundo y todos los tiempos, la figura del barco, de la nave, ha emanado un halo de fascinación que ha cautivado al hombre. A nadie se le ocurriría ponerle nombre a un coche, pero a un barco desde luego que sí. Hasta se le bautiza y hacen ceremonias, como a un recién nacido. Los ingleses, tan neutros a la hora de calificar, utilizan she y her para referirse a ellos, como a una mujer a la que se puede amar. Y desde el primer día, el barco se siente como hogar y refugio, como amigo y compañero, con su propia historia y vivencias.

El pasado viernes visitamos la Fragata Comandante Hermenegildo Capelo. Gracias a mi buen amigo Luis tuvimos el privilegio de pisar su cubierta una semana antes de su hundimiento. No pude reprimir un sentimiento mezcla de orgullo y nostalgia. Verla allí atracada, con su majestuoso porte a pesar de los trabajos de adaptación, me causó una emoción inconfesable. Nada más atravesar su pasarela y subir a bordo, pude sentir la energía que me transmitían sus planchas de acero. Las amenas y amables explicaciones del Teniente Coronel Alberto Braz me permitieron recrear a través de los ojos de otro amante de la historia, los momentos de gloria de aquella nave. Atravesando puertas y vanos, posaba las manos en sus barandas y asideros, prolongando el roce descuidadamente, como una mano adolescente en la mejilla amada.  Quería sentirla en aquel día, recordarla después tal como era cuando aún navegaba sobre las aguas.

Salas de máquinas, cocinas, camarotes, comedores… De cámara en cámara, de cubierta en cubierta, llegué a abstraerme de las idas y venidas del personal civil y militar que instalaba las cargas que le abrirían el vientre en su sacrificio final. Creía mas bien oír las carreras de la marinería, las órdenes de los suboficiales, dadas a voz en grito, sus silbatos, sus sirenas llamando a zafarrancho de combate y las estampidas de sus cañones. Me pareció ver que allí, en su puente de mando, seguirían en pie sus oficiales y comandantes, que dejaron su trabajo y dedicación entre tanto hierro y tecnología, como todos los tripulantes que entraron a formar parte de ella.

Me sentí muy afortunado. Dentro de unos días, la H. Capelo se irá al fondo del mar. La Marina ya la dio de baja, pues sus días habían llegado a término. Otras naves mas modernas y adecuadas a los tiempos, la relevaron, como a todos nos pasará algún día. Tendrán que remolcarla unas pocas millas, porque allá en Lisboa, quedaron desmontados sus motores, los mismos que la impulsaron para cruzar medio planeta, abriendo surcos en las olas a toda máquina. Allá la limpiaron a fondo, le desmontaron los mecanismos de armas, le eliminaron los materiales contaminantes o peligrosos para el medio ambiente. Y también la convirtieron en un santuario del buceo, en la catedral del submarinismo.

El sábado 15 afrontará con valor la perforación quirúrgica de su casco que le provocarán los explosivos de última generación con los que irá cargada. La detonación será un momento, como una herida mortal que solo dura un instante. La fragata, generosa hasta el final, se despedirá de los presentes dejando entrar en su interior a ese mar que tantas veces navegó desde que lo besó por primera vez en 1966. Embarcando toneladas de agua por segundo, la nave se dirigirá entonces hacia su última singladura. Cruzará sus últimos metros de mar, esta vez hacia abajo, apenas 25 o 30, pero serán los más largos para ella. Apenas unos momentos después de la explosión, su puntal, sus torres de antenas, echarán un último vistazo a las playas de oro de su querido Algarve y les dirán adiós con un resoplido de aire y surtidores de agua. Segundos después su quilla, preñada de cemento y lastre, se posará sobre el fondo de arena que le servirá de cuna para siempre.

Se dará cuenta entonces de que la luz del sol la seguirá iluminando desde arriba y de que habrá pasado a formar parte del mar. De que miles de formas de vida se acogerán a ella, como fuente de seguridad y bienestar. Y de que, lejos de vivir en soledad, recibirá, desde el primer día, la visita de muchos amantes del buceo, la naturaleza, la Historia y los océanos.

Y lo mas probable es que, allá en el fondo, la veterana fragata sepa que no podría haber encontrado mejor ni mas feliz retiro… porque los barcos tienen alma…

Con el Teniente Coronel Alberto Braz

Con el Teniente Coronel Alberto Braz

Montaje de 100 mm de proa

Montaje de 100 mm de proa