Blog

UNA CÁMARA HIPERBÁRICA JUNTO A TU CENTRO DE BUCEO

El mayor nivel de seguridad en la actividad de  buceo se alcanza cuando, después de cumplir y alcanzar todas las exigencias y normas de seguridad, se cuenta con una cámara  hiperbárica junto al centro de buceo. Y para el proyecto Ocean Revival la adquisición, adaptación hospitalaria e instalación de una Cámara Hiperbárica es esencial.

La donación de una cámara hiperbárica al Hospital Portimão es una parte del Proyecto Ocean Revival. Este Hospital público se ubica al norte de Portimão, a 10 minutos de nuestro centro de buceo, lo cual permitirá unos tiempos de respuesta record. Quedará a disposición del personal médico para administrar una presión controlada a los buceadores en eventuales y raras situaciones de emergencia.

Pero sobre todo, este aparato se utilizará principalmente para servir a la comunidad y es una inversión importante en la salud pública que  garantizará sus aplicaciones médicas en otras áreas terapéuticas.

OCEAN REVIVAL EN EL MUSEO DE PORTIMAO

FOTO MUSEO PORTIMAO

El Museo de Portimão, que ha sido recientemente galardonado con el título de Museo del Año 2010 por el Consejo de Europa, acogerá la exposición documental del Ocean Revival.

El objetivo final de esta exposición será el de perpetuar la memoria de la flota hundida y su contexto histórico, usando dibujos, artefactos, fotografías, películas, documentos y cronologías.

Situado dentro de la antigua fábrica de conservas La Rose, la colección del Museo de Portimão ya exhibe un interesante patrimonio naval, industrial, arqueológico, etnográfico y subacuático, así como la colección del ilustre Manuel Teixeira Gomes, nacido en  Portimão y Presidente de la República Portuguesa entre 1923 y 1925, que incluye archivos de sus documentos, testimonios orales y relatos de su vida.

Ocean Revival contribuirá al museo aportando:

  • Historia de los buques de guerra portugueses hundidos
  • Historia de sus patronos y comandantes
  • Exposición de diversos artefactos y piezas de las naves

Apoyar este objetivo es nuestra manera de celebrar la memoria de los buques y de sus patronos y también una forma de rendir homenaje a la historia y la cultura de un país que ha vivido su historia mirando al mar.

EL ULTIMO DESTINO

Dos de los motores. Véanse los pistones desmontados.

Dos de los motores. Véanse los pistones desmontados.

Los barcos tienen alma. Los marinos lo saben. A lo largo de todo el mundo y todos los tiempos, la figura del barco, de la nave, ha emanado un halo de fascinación que ha cautivado al hombre. A nadie se le ocurriría ponerle nombre a un coche, pero a un barco desde luego que sí. Hasta se le bautiza y hacen ceremonias, como a un recién nacido. Los ingleses, tan neutros a la hora de calificar, utilizan she y her para referirse a ellos, como a una mujer a la que se puede amar. Y desde el primer día, el barco se siente como hogar y refugio, como amigo y compañero, con su propia historia y vivencias.

El pasado viernes visitamos la Fragata Comandante Hermenegildo Capelo. Gracias a mi buen amigo Luis tuvimos el privilegio de pisar su cubierta una semana antes de su hundimiento. No pude reprimir un sentimiento mezcla de orgullo y nostalgia. Verla allí atracada, con su majestuoso porte a pesar de los trabajos de adaptación, me causó una emoción inconfesable. Nada más atravesar su pasarela y subir a bordo, pude sentir la energía que me transmitían sus planchas de acero. Las amenas y amables explicaciones del Teniente Coronel Alberto Braz me permitieron recrear a través de los ojos de otro amante de la historia, los momentos de gloria de aquella nave. Atravesando puertas y vanos, posaba las manos en sus barandas y asideros, prolongando el roce descuidadamente, como una mano adolescente en la mejilla amada.  Quería sentirla en aquel día, recordarla después tal como era cuando aún navegaba sobre las aguas.

Salas de máquinas, cocinas, camarotes, comedores… De cámara en cámara, de cubierta en cubierta, llegué a abstraerme de las idas y venidas del personal civil y militar que instalaba las cargas que le abrirían el vientre en su sacrificio final. Creía mas bien oír las carreras de la marinería, las órdenes de los suboficiales, dadas a voz en grito, sus silbatos, sus sirenas llamando a zafarrancho de combate y las estampidas de sus cañones. Me pareció ver que allí, en su puente de mando, seguirían en pie sus oficiales y comandantes, que dejaron su trabajo y dedicación entre tanto hierro y tecnología, como todos los tripulantes que entraron a formar parte de ella.

Me sentí muy afortunado. Dentro de unos días, la H. Capelo se irá al fondo del mar. La Marina ya la dio de baja, pues sus días habían llegado a término. Otras naves mas modernas y adecuadas a los tiempos, la relevaron, como a todos nos pasará algún día. Tendrán que remolcarla unas pocas millas, porque allá en Lisboa, quedaron desmontados sus motores, los mismos que la impulsaron para cruzar medio planeta, abriendo surcos en las olas a toda máquina. Allá la limpiaron a fondo, le desmontaron los mecanismos de armas, le eliminaron los materiales contaminantes o peligrosos para el medio ambiente. Y también la convirtieron en un santuario del buceo, en la catedral del submarinismo.

El sábado 15 afrontará con valor la perforación quirúrgica de su casco que le provocarán los explosivos de última generación con los que irá cargada. La detonación será un momento, como una herida mortal que solo dura un instante. La fragata, generosa hasta el final, se despedirá de los presentes dejando entrar en su interior a ese mar que tantas veces navegó desde que lo besó por primera vez en 1966. Embarcando toneladas de agua por segundo, la nave se dirigirá entonces hacia su última singladura. Cruzará sus últimos metros de mar, esta vez hacia abajo, apenas 25 o 30, pero serán los más largos para ella. Apenas unos momentos después de la explosión, su puntal, sus torres de antenas, echarán un último vistazo a las playas de oro de su querido Algarve y les dirán adiós con un resoplido de aire y surtidores de agua. Segundos después su quilla, preñada de cemento y lastre, se posará sobre el fondo de arena que le servirá de cuna para siempre.

Se dará cuenta entonces de que la luz del sol la seguirá iluminando desde arriba y de que habrá pasado a formar parte del mar. De que miles de formas de vida se acogerán a ella, como fuente de seguridad y bienestar. Y de que, lejos de vivir en soledad, recibirá, desde el primer día, la visita de muchos amantes del buceo, la naturaleza, la Historia y los océanos.

Y lo mas probable es que, allá en el fondo, la veterana fragata sepa que no podría haber encontrado mejor ni mas feliz retiro… porque los barcos tienen alma…

Con el Teniente Coronel Alberto Braz

Con el Teniente Coronel Alberto Braz

Montaje de 100 mm de proa

Montaje de 100 mm de proa

UN JUEVES EN EL ALGARVE

Morenas en piscina de Neptuno

El pasado 30 de mayo 2013 nos acompañó en nuestra Dive Shuttle un grupo excepcional  de buceadores sevillanos, tanto por su simpatía como por su calidad humana. Unos eran buceadores y otros se aproximaron al buceo con nuestro bautizo de mar, según el Discover Scuba Diving de PADI.

Juan Luis, Benjamin, Juan, José Luis y David realizaron su bautismo de buceo en profundidades entre los 3 y 5 metros en una zona arenosa donde se hacía sentir el oleaje, pero demostrando cualidades y empeño excepcionales. Lidiaron con éxito con la respiración con regulador, el lastre, la flotabilidad y la compensación. El bautismo de buceo es una jornada que todos los buceadores con experiencia recordamos después con cariño aunque transcurran años. Os animamos a certificaros con el curso PADI Open Water Diver.

Fernando y Manuel,  buceadores nivel Open, disfrutaron de dos inolvidables inmersiones en el Jardín de los Nudibranquios y en la Piscina de Neptuno.

El Jardín de los Nudibranquios es una zona muy irregular compuesta de numerosas piedras, unas ligadas entre sí y otras más aisladas, con muchos recovecos donde se esconde mucha vida. Se trata de una inmersión fácil, por la poca profundidad (8-12 m), que se debe disfrutar despacio y de forma atenta para descubrir su pequeño mundo. Esta inmersión tiene fama por la abundancia de nudibranquios, de los que toma su nombre. El fondo es de arena lo cual hace que dada la poca profundidad se deba  prestar atención a no levantarla demasiado con nuestro aleteo y no perturbar la visibilidad.

La Piscina de Neptuno (9-10 m) está algo hacia el oeste y se pueden observar pulpos, crustáceos, salmonetes, lenguados, sepias, gobios y morenas como las que mostramos en la fotografía, obtenida el mismo día. Este lugar también es muy interesante para ser visitado de noche ya que aparecen multitud de especies nocturnas que nos sorprenderán. Es un lugar de buceo excepcional para los amantes de la fotografía subacuática, habiendo sido escenario de concursos fotográficos en los últimos años.

 Gracias y enhorabuena a todos. Esperamos veros muy pronto.

CÓMO CONTRIBUIR CON EL PROYECTO OCEAN REVIVAL

Hundimiento de la Oliveira e Carmo

Viniendo a bucear en él, desde luego.

Pero también se ofrecen otras formas de contribución. El proyecto Ocean Revival cuenta con una financiación de las empresas e instituciones que voluntariamente desean aportar fondos para un arrecife artificial que desde el primer momento está concebido en beneficio del medio ambiente y como propiedad global de la comunidad para disfrute de cualquier ciudadano del mundo. Por ello, desde el principio se instituyó el sistema de crowfunding  que en España también es traducido por microfinanciación colectiva y micromecenazgo.

De este modo cualquier persona física o jurídica puede contribuir económicamente con aportaciones de todo importe. Para incentivar la financiación del proyecto por esta vía, Ocean Revival, a través de las empresas patrocinadoras del proyecto, ofrecen recompensas proporcionadas a la aportación. Con el tiempo, se conformó el cuadro de mecenazgo del proyecto que recibe contribuciones a nivel mundial.

10 € Mecenas Nivel 1. Participación en el sorteo de tres plazas en la primera inmersión en el barco después de la apertura oficial de buceo diploma certificando el evento. Su nombre en la «Lista de Honor» de Mecenas en el sitio web del Océano Revival.

25 € Mecenas Nivel 2. La misma oferta Mecenas nivel 1 más un Diploma de agradecimiento personalizado como colaborador Ocean Revival en Adobe PDF en alta resolución para impresión.

50 € Mecenas Nivel 3. La misma oferta Mecenas nivel 2, más un 10% de descuento en servicios y productos de los operadores de buceo unidos al plan de descuentos para mecenas del Ocean Revival.

100 € Nivel Mecenas 4. La misma oferta Mecenas nivel 3 más la Camiseta Oficial Ocean Revival de Mecenas (entregada al visitar el arrecife o enviado a portes pagados por el destinatario).

250 € Nivel Mecenas 5. La misma oferta Mecenas nivel 4, pero con un 15% de descuento (en lugar del 10%) en servicios y productos en los operadores de buceo unidos al plan de descuentos para los clientes del Ocean Revival. Y un DVD con un documental sobre el barco disponible en formato digital para su descarga.

500 € Nivel Mecenas 6. La misma oferta Mecenas nivel 5 más el Escudo o Banderín del navío patrocinado, personalizado con su nombre (entregado al visitar el arrecife o enviado a portes pagados por el destinatario).

1. 000 € Guardián. La misma oferta Mecenas nivel 6 más inscripción de su nombre en la placa de acero inoxidable que se instalará en el puente de la nave para siempre. El puente de la nave tendrá inscritos los nombres de los Mecenas que han contribuido con este nivel de participación en una placa de acero con un número limitado de inscripciones. Incluye dos inmersiones gratis al visitar el Ocean Revival.

2.500 € Guardián Supervisor. La misma oferta que el Guardián más una plaza con el equipo de personal técnico y de la Marinha que hará la primera inmersión de inspección del buque, antes de su inauguración oficial para el buceo, con un diploma acreditativo del evento. Incluye una noche de estancia en hotel con desayuno.

3.500 € Guardián Pionero. La misma oferta que el Guardián, pero con cuatro inmersiones (en lugar de dos) al visitar el Ocean Revival,  más un lugar en la primera inmersión en el barco después de su apertura oficial al buceo, con diploma certificando el evento. Incluye dos noches de hotel con desayuno.

5.000 € Guardián de navío. La misma oferta que el Guardián, pero con cuatro inmersiones (en lugar de dos) al visitar el Ocean Revival más un lugar como miembro de las misiones científicas de seguimiento del buque, incluidos los programas de formación. Incluye 3 noches de hotel con desayuno.

IBERDIVERS es Ocean Revival en España. Nada mejor para venir a visitarlo.