UN DIA CON OCEANIDES

UN DIA CON OCEANIDES

Briefin audivisual

Briefing audiovisual

Es un caluroso día de julio. Hoy es una mañana especial. Bucea con nosotros el Club Universitario de Buceo Oceanides.

Elena, Ester y yo, lo hemos preparado desde hace tiempo. Hemos trabajado la organización de este viaje de buceo desde hace mucho. Hemos organizado el alojamiento necesario y pensado en casi todo. Por fin, ha llegado el día de recibirles y bucear con ellos.

Hace una agradable mañana. Todos se equipan y esperamos a Elena, para hacer el briefing. El ordenador que pasa las infografías, algo remolón, nos hace esperar un poco más, pero finalmente llevamos a cabo el briefing audiovisual que tanto gusta a nuestros clientes. Es una fuente de reducción de estrés ver las imágenes de los barcos, que para muchos clientes aún son desconocidos.

Una vez terminado, subimos en los coches eléctricos que nos llevarán al puerto. Mientras conduzco uno de ellos, pienso que hace un día maravilloso y que Neptuno nos bendecirá con unas inmersiones de primera. La visión del mar es muy esperanzadora, el agua es un plato, ninguna ola a la vista. El Xu-nauta, abre sus portas para acoger a nuestros buenos amigos de Madrid, completamente configurado para el apoyo al buceo.

En los buceos, me ocupo de seguir a Elena, que con su buddy Javier y con mi compañero Pedro, irán por delante. Yo acompañaré a Ester. Al entrar en el agua, enseguida veo que será una buena inmersión. Mientras desciendo con Ester me arrepiento de no haber traído la cámara. Pero esto siempre pasa: si quieres tener una inmersión genial, olvídala en casa. Me consuelo pensando que estoy estrenando mi traje seco Black Pearl, y haría bien en habituarme a su manejo antes de tomar video.

El buceo es de los buenos. Por delante, puedo ver a Elena perfectamente acompañada y disfrutando de la aventura. Ester y yo nos deleitamos viendo infinitud de vida. Deambulamos atravesando mamparos, volando sobre las escaleras y penetrando escotillas. Camara tras cámara observamos las diferentes especies que habitan unos barcos que ya no son para la guerra. Pero el tiempo de estas naves no pasó, ahora sirven a la vida y a los sueños.

Lo único malo de aquel día fue que al cabo pasó. Pero nos queda el recuerdo y las ganas de volveros a tener con nosotros.

Intervalo de superficie en el Xunauta

Intervalo de superficie en el Xunauta